El significado de la comunión, parte II

2 Corintios 13:14. «La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros.»

1 Juan 1:3 «Lo que hemos visto y oído, os lo anunciamos también a vosotros, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con Su Hijo Jesucristo.»

[frame type=”right” width=”250″ title=”El significado de la comunión” height=”166″ src=”http://jesusyyo.net/imagenes/comunion3.jpg”]Dios nos llamó a la comunión de Su Hijo, Jesucristo nuestro Señor. Esta comunión incluye al Dios Triuno: el Padre, el Hijo y el Espíritu. Es la comunión del Cristo encarnado, crucificado y resucitado, quien en resurrección es el Espíritu vivificante. Esta persona que lo incluye todo es nuestra fiesta, y esta fiesta es la comunión. Como personas llamadas a esta comunión, ahora disfrutamos a Cristo al participar de Él. Además, tenemos comunión y estamos en comunión unos con otros. Esta comunión es la vida de iglesia.

La vida de iglesia es la vida de resurrección de la cual todos participamos. Además, la resurrección es el Espíritu vivificante, el Espíritu vivificante es Cristo, y Cristo es el Dios encarnado. Cristo, una persona que lo es todo, también incluye justificación, santificación y redención. Cristo es Dios, el Dios Triuno: el Padre, el Hijo y el Espíritu. Como el Cristo encarnado, crucificado y resucitado, Él es tanto la resurrección como el Espíritu vivificante. Él incluso es nuestro banquete. Además, Cristo es la comunión misma a la cual Dios nos llamó. Decir que fuimos llamados a la comunión de Jesucristo equivale a decir que fuimos llamados a Él. Cristo es la vida, la resurrección, la santificación, la justificación, la redención y el todo para nosotros. Así que, Él mismo es la comunión.