Antidoto contra el Afan y las Preocupaciones

Podrian ser un sin numero de circunstancias y condiciones la que generalmente causan afan, ansiedad y preocupaciones en las personas.

Pero mas que enumerarlas o reconocerlas, debemos saber que el afán y la ansiedad alteran la condicion de nuestra mente y de nuestro corazon(alma) y por ende nuestra capacidad de pensar, actuar y tomar decisiones, además de nuestro estado de ánimo, y aún nuestros sentimientos, en esencia nuestra manera de ser y nuestro estado emocional.[frame type=”left” width=”225″ height=”300″ src=”http://jesusyyo.net/wp-content/uploads/2011/02/725521_70463323.jpg”]

Proverbios 23:7 dice: “que como es el pensamiento en el corazón del hombre, tal es él”.

Proverbios 17:22 dice: “el corazón alegre constituye buen remedio, mas el espíritu triste seca los huesos”.

Entonces, ¿cómo encontrar remedio a la preocupación en nuestra mente y el afán en nuestro corazón?:

  • Debemos saber que a nuestro alrededor siempre habran circunstancias que generan afán y preocupacion, pero cuando descubrimos la fuente de la paz, estas ya no tendrán dominio sobre nuestra mente y corazón.
  • Esa fuente de paz sólo se origina en Dios, pero ¿cómo accesarla?

Filipenses 4:6-8

  • Presentarle a Dios la situacion que me preocupa.
  • Pedirle a Dios asuma el control y darle gracias de antemano.
  • Confiar en que El me dará la salida de tal situación.

Entonces vendrá a nuestra mente y corazón esa paz que aunque no podamos entender, si podremos experimentar y aún cuando en algunos casos no encontremos la respuesta que esperamos; lo cual nos ayudará a enfocar nuestros pensamientos hacia lo bueno, lo justo, lo puro, lo amable y lo verdadero, y como afecte esta paz nuestra mente y corazón, así nos sentiremos, actuaremos y viviremos.


Como encontrar Descanso cuando mi trabajo se está convirtiendo en una carga

Existen varias razones para que nuestro trabajo y aún nuestra vida comience a tornarse una carga , un desafío y una experiencia monótona y sin sentido.

[quote_right]Venir a Jesús implica presentarle mis cargas, mi cansancio, mi desanimo; es reconocer que mis fuerzas y capacidades no son suficientes y que necesito ayuda de El, quien nos conoce perfectamente porque El nos creó…[/quote_right]Tenemos en primer lugar que reconocer el asiento de ese cansancio o desfallecimiento que aunque se refleja en nuestro cuerpo y nuestra mente, es en el alma donde necesitamos encontrar un descanso, un refrigerio y una renovación de fuerzas (ánimo, visión, fé y alegría)

Jesús dijo: Mateo 11:28-29, “Venid a mí todos los que están trabajados y cargados y yo les haré descansar, llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mi que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas”.

Venir a Jesús implica presentarle mis cargas, mi cansancio, mi desanimo; es reconocer que mis fuerzas y capacidades no son suficientes y que necesito ayuda de El, quien nos conoce perfectamente porque El nos creó y sabe que es realmente lo que necesito, es  como el hijo que acude a su padre por ayuda.

Jesús no solo promete darnos descanso, sino mostrarnos también nuestro propósito de vida.

Al encontrarnos con nuestro propósito personal en esta tierra:

  • Sabremos exactamente que y como hacer en todo lugar y condicion que nos encontremos.
  • Sabremos establecer nuestras prioridades de vida y por ende canalizar nuestro tiempo, esfuerzo y energía, lo cual nos dará éxito en cada área de nuestras vidas.
  • Encontraré satisfacción y alegria al desempeñar mi rol, porque vivir con propósito me ayudará a no distraer mi mirada de mi objetivo hasta alcanzarlo.
  • Solo Dios nos puede mostrar nuestro propósito personal de vida, pues El asignó un propósito a cada ser creado.
  • Sin propósito no hay paz, éxito ni alegría (sería todo monótono y sin sentido).
  • Al encontrar nuestro propósito encontrare descanso, fuerzas y ánimo para seguir.